Recetas‎ > ‎Repostería‎ > ‎

Galletas sin mantequilla

Con esta receta obtendremos la base para hacer galletas dulces y saladas. En función del sabor que queramos echaremos unos u otros ingredientes: 
  • 130 gr de azúcar moreno (si las hacemos con sabor salado no añadrir el azúcar).
  • 480 gr de harina integral. Si queremos que tengan sabor a algarroba podemos sustituir 200 gr. de harina integral por la de algarroba.
  • 250 gr de líquido (125 gr de aceite de oliva y 125 gr de otro líquido como leche, zumo de naranja, café, según el gusto que busquéis).
  • 1 huevo.
  • 1 cucharada de levadura en polvo.
  • 1 pellizco de sal (para las dulces y para las saladas).
  • Una mezcla las especias que os gusten: canela, azúcar avainillada, nuez moscada, ralladura de limón, jenjibre, comino...
  • Chocolate negro para fundir (opcional).
  • Podemos añadir nueces, avellanas...
  • Si las queremos de sabor a queso pondremos 150 gr. de queso curado rallado.
  • Si las queremos con sabor a vainilla podemos usar azúcar avainillada (la hacemos caseramente echando en un bote de azúcar moreno una vaina abierta y dejándola una semana cerrada herméticamente) y esencia de vainilla (sustituirá a los 125 ml. de líquido que se añaden a los 125 ml. de aceite de oliva.
La esencia de vainilla se puede hacer en casa poniendo en un envase 250 ml de vodka y 3 vainas de vainilla abiertas. Debe macerar 3 semanas cerrado en un lugar oscuro y lo agitaremos 3 veces por semana. 

Preparación:
  1. Mezclar el aceite con el otro líquido que hayáis elegido.
  2. Añadir el huevo y el azúcar. Mezclamos hasta que se quede todo homogéneo. 
  3. Añadir la harina, la sal, la levadura y la mezcla que hayamos elegido para darle sabor. Se mezcla todo bien con la mano, es un proceso es rápido y fácil. 
  4. Una vez lo hayáis amasado todo bien, lo dejáis unos 15 minutos en la nevera. 
  5. Con ayuda de un rodillo estirar la masa. Importante que no os quede muy fina porque sino las galletas se romperán. Y le dáis forma a las galletas, con la mano o con moldes (yo uso como molde para cortarlas un vaso de chupito redondo). 
  6. Se precalienta el horno a 200º, y una vez caliente, se meten las galletas bajando el horno a unos 160º. Cuando veáis que ya se ponen duras y se doran, las retiráis del horno. Tened en cuenta que luego cuando se enfrían se hacen más duras, y que éstas no se expanden en el horno como las de mantequilla, por lo que podéis poner más galletas por bandeja al meterlas al horno. 
  7. Una vez se hayan enfriado las galletas, troceáis el chocolate para fundir en un cazo y con un pequeño chorreón de leche (no mucha porque sino no se solidificará bien), se pone al fuego para que se funda. Una vez fundido, se mojan las galletas, o parte de las galletas, en el chocolate y se dejan escurrir un momento para que eliminen el exceso de chocolate. Se deja enfriar el chocolate, y una vez endurezca, ¡ya están listas para comer!.
Comments